Congresistas le piden a Darío Acevedo renunciar al Centro Nacional de Memoria Histórica

Compartir

Los senadores y representantes demostraron cómo el actual director del CNMH busca imponer su ideología a los informes de memoria de las víctimas y la manera cómo administrativamente está desmantelando direcciones dedicadas a esclarecer el fenómeno del paramilitarismo.

Bogotá, 6 de noviembre de 2019. En el marco del debate de control político que realizó la comisión segunda del Senado al director del Centro Nacional de Memoria Histórica, Dario Acevedo, los congresistas citantes Antonio Sanguino del Partido Alianza Verde, Iván Cepeda del Polo Democrático y María José Pizarro representante a la Cámara por lista de Decentes, pidieron la renuncia del director del CNMH, Darío Acevedo.

En cada intervención, los congresistas expusieron la manera como el director Acevedo ha impactado negativamente en la gestión del Centro Nacional de Memoria Histórica y las escasas garantías que brinda Acevedo para la conservación de la memoria de las víctimas. “La memoria del paramilistarismo en Colombia está en riesgo con Darío Acevedo en la dirección del Centro de Memoria Histórica”, fue la premisa con la que arrancó el debate el senador Antonio Sanguino. El senador la justificó así: “El director mencionado detuvo la publicación de 9 de 12 informes donde se exponen los testimonios de más de 18 mil desmovilizados de grupos paramilitares. Desde hace un año están listos para ser publicados 2 de estos informes, y los 7 restantes estaban en construcción por parte de la Dirección de Acuerdos para la Verdad. El director decidió reducir el personal de esta dirección y se ha retrasado su publicación”.

Por otro lado, el Senador Iván Cepeda expuso el sesgo político que con que el director ha venido manejando el Centro de Memoria Histórica y dio a conocer un audio de una reunión institucional que lideró Acevedo, en el que expuso su deseo de hacer cambios a la exposición del Museo de la Memoria, que ya habían construido organizaciones de víctimas. “La memoria histórica debe hacerse necesaria en la revisión sin desviaciones de ideales políticos. La discusión se centra en los principales hechos que se cometieron por los distintos actores del conflicto

También la Representante a la Cámara María José Pizarro, manifiestó que la memoria es un campo en disputa y diversa, que no se debe tergiversar por ideales políticos. “Es deber del director de la institución, reconocer la existencia del conflicto armado en todos sus ámbitos, reconocer la justicia y reparación, reconocer la condición de víctimas, el derecho a la verdad con garantía de no repetición y se dignifiquen sus derechos constitucionales. Es decir, el Centro de Memoria debe reconocer las víctimas del conflicto.”

Al recinto de la plenaria de Senado, donde se realizó el debate de control político, llegaron movimientos y organizaciones de todo el universo de víctimas quienes tomaron nota de las intervenciones de los congresistas y escucharon las respuestas y conclusiones del director Darío Acevedo.

Este último fundamentó sus argumentos en que su cargo no debe ser puesto en debate por congresistas. Sin embargo, el director Acevedo no respondió los cuestionamientos expuestos por los congresistas, y por el contrario, se dedicó a manifestar que este era un ataque personal de “la izquierda”. Desafortunadamente, el debate no pudo continuar por temas de tiempo y continuará en la próxima sesión de la Comisión Segunda de Senado.

Por ahora, los congresistas Sanguino, Cepeda y Pizarro radicarán una queja disciplinaria ante la Procuraduría General de la Nación para que investigue por acción u omisión al director de la entidad en ejercicio de sus funciones.

Encuentre aquí la intervención completa del senador Antonio Sanguino:

A %d blogueros les gusta esto: