La reparación es el camino para la construcción de paz: Antonio Sanguino 

Compartir


Frente a 17 parlamentarios de América Latina, el Senador Sanguino expuso los retos sociales y políticos que enfrenta hoy la implementación del Acuerdo de Paz en Colombia.

Montevideo, 6 de mayo 2019. En el marco del Taller Parlamentario Subregional, convocado por la organización ‘Parlamentarios para la Acción Global’ y la Cámara de Representantes de Uruguay, el Senador de la Alianza Verde, Antonio Sanguino, presentó sus reflexiones sobre los desafíos de la implementación del aspecto reparador en el Acuerdo de Paz en Colombia.

En el evento, en el que participaron 17 congresistas de distintos países de América Latina, el senador Sanguino fue enfático en señalar que el principal obstáculo que presenta actualmente la implementación del Acuerdo es la poca voluntad política que demuestra el Gobierno del Presidente Iván Duque.

“Desde que el actual presidente Duque era Senador de la República, demostró poco compromiso con la construcción de paz en Colombia. Su partido, el Centro Democrático, en cabeza del ex presidente y hoy senador, Álvaro Uribe, no apoyaron el trámite de la ley de víctimas y se opusieron férreamente a la firma del Acuerdo de Paz entre el Estado colombiano y la ex guerrilla de las Farc. Este año, cuando ya se había surtido el trámite legislativo para darle piso jurídico a la Jurisdicción Especial para la Paz, el Presidente Duque presenta 6 objeciones al articulado, que atentan directamente al corazón de este órgano de justicia transicional creado en el marco del Acuerdo de Paz y que garantizará verdad, justicia y reparación a las víctimas del conflicto armado”, afirmó Sanguino frente al parlamento uruguayo.

«El principal obstáculo que presenta actualmente la implementación del Acuerdo es la poca voluntad política que demuestra el Gobierno del Presidente Iván Duque.»

Antonio Sanguini

Así mismo, en su intervención, el Senador de la Alianza Verde explicó los avances que ha tenido la ley colombiana en materia de protección, reparación y garantías de no repetición a las víctimas del conflicto armado, especialmente con la ejecución de la Ley 1448, la de víctimas, y la puesta en marcha del Sistema Integral Verdad, Justicia y Reparación y No Repetición, del Acuerdo de Paz con las Farc. “Este sistema integral busca el reconocimiento de responsabilidad de los victimarios, la satisfacción de los derechos a las víctimas, la participación, el esclarecimiento de la verdad, la reparación y todo ello para asegurar la no repetición”.

También, el senador Sanguino mencionó los componentes de reparación que se pactaron en La Habana, Cuba, como los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDETs) y la descontaminación del campo colombiano de minas antipersonal. Con este acuerdo de paz, se busca que las víctimas sean reparadas integralmente, incluyendo su territorio y evitando que nuevos fenómenos de violencia resurjan. La reparación es el camino para la construcción de paz”.

Finalmente, Sanguino planteó 5 desafíos que enfrenta hoy el componente reparador del acuerdo de paz:

  1. El primero es el desafío político: “reparar a las víctimas en medio de la oposición política y del Gobierno al Acuerdo de Paz, y sin el reconocimiento del conflicto armado en Colombia hace que la reparación se ralentice”, dijo el senador.
  2. El segundo que mencionó fue el social, en el que se cementa una asimetría entre las víctimas y se les da más importancia a unas víctimas que a otras.
  3. El tercero es el institucional, en el cual, promovido desde el mismo Gobierno, se debilitan las instituciones y los mecanismos encargados de la reparación. “Por ejemplo, no se ha preparado una sola norma para poner en marcha la reforma rural integral, pactada en el Acuerdo; se ha reducido el número de municipios en los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial; se ha limitado el alcance de la Oficina del Alto Comisionado de Paz. Pero aún, el partido de Gobierno ha preparado un proyecto para modificar la Ley de Víctimas que haría inviable la restitución de la tierra a los despojados”, enumeró el senador.
  4. El cuarto es el jurídico, porque en 2021 expira la ley de víctimas y “quienes defendemos la paz tememos que el partido de Gobierno incluya modificaciones sustanciales que representen un retroceso”, afirmó Sanguino.
  5. El quinto y último es el fiscal y presupuestal. Son cerca de 30 billones de pesos los que se necesitan para implementar la Ley de víctimas y el Estado colombiano no los tiene. La apuesta consiste en convertir la inversión en las víctimas en motor de desarrollo para que el gasto se traduzca en proyectos productivos que beneficien a los territorios.

Vea aquí la presentación del Senador Sanguino en Uruguay

A %d blogueros les gusta esto: