Rio Bogotá no se va a recuperar sólo con PTAR Canoas, se necesita control ambiental en toda la cuenca

Compartir

En 2008 Canoas tenía un costo de $1.5 billones y hoy su construcción valdría $4.5 billones

Octubre 02 de 2017

Redacción política

Bogotá, D.C.

El concejal de la Alianza verde, Antonio Sanguino, se refirió al anuncio de la firma del cierre financiero que aseguraría los recursos para la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Canoas (PTAR Canoas). Si bien celebró que hubiera un compromiso para garantizar los recursos para esta planta descontaminante, recordó que “la recuperación ambiental no implica acciones sólo al final del tubo”.

Sanguino advirtió que se necesita una acción integral en toda la cuenca del Río Bogotá “se debe hacer manejo adecuado a las aguas producidas en la capital y en la cuenca media, también, se deben recuperar los afluentes del Río Fucha, Tunjuelo y Salitre y todas las quebradas que confluyen en estos ríos”.

Aunque para el concejal es un buen anuncio, aún está pendiente un plan integral de descontaminación como lo había ordenado el Consejo de Estado en 2014.

También, afirmó que espera que no sea sólo un anuncio, sino que en verdad, se avance en la construcción, pues aún hace falta el Plan de Manejo y Ordenamiento de la Cuenca (POMCA) que debe ser expedido por la CAR y que es requisito para que pueda ser construida la PTAR Canoas.

“Es necesario que se ejerza la autoridad ambiental sobre industrias y grandes contaminantes, para que no sólo se hable de una gran obra de ingeniería, sino, que se complemente con una propuesta ambiental para este río, símbolo de la ciudad, de la sabana y patrimonio ambiental.”

Sanguino, también fue crítico con el vertimiento de lixiviados al Río Tunjuelo, afluente del Río Bogotá “No es entendible que el distrito permita que se viertan lixiviados a ríos como ocurre en el Relleno Doña Juana, es grave que lo hagan los privados, pero más graves, que lo hagan bajo tutela del distrito”.

Sanguino, también llamó la atención sobre la necesidad de no retrasar la obra, pues dijo que cada día de demora le cuesta más dinero a los bogotanos. Recordó que en 2008 Canoas tenía un costo de $1.5 billones y hoy su construcción valdría $4.5 billones.
La
Sanguino finalmente advirtió que aunque ya se había pactado que los recursos para el mantenimiento de PTAR Canoas los pagarían los bogotanos vía tarifa, no se puede permitir que se cobre a los bogotanos la construcción de un planta elevadora aledaña a Canoas que también está proyectada.

Según Sanguino esta planta que bombeará agua al Embalse del Muña, beneficiará a Ingesa que produce energía en el embalse y por tanto, es esta empresa la que debe asumir el costo. Advirtiò que la tarifa de agua de Bogotá es una de las más altas del país.

 

Oficina de Comunicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: