“Grafiteros son menospreciados por Administración Distrital”: Sanguino

Compartir

Septiembre 01 de 2017

Redacción política

Bogotá, D.C.

Al conmemorarse seis años de la muerte del joven grafitero, Diego Felipe Becerra, asesinado el 19 de agosto del 2011, por el patrullero Wilmer Alarcón, el Distrito está en deuda de conmemorar el día del Arte Urbano consagrado en el Acuerdo 291 de 2015. El Acuerdo establece que la fecha de la celebración será todos los 19 de agosto de cada año, “lo que indica que este año, ya vamos colgados para darle cumplimiento a esta norma distrital”, advirtió el concejal de Bogotá Antonio Sanguino.

Para el concejal Sanguino la Administración Distrital menosprecia el Arte Urbano, (Grafitis), “entendiendo que esta práctica es uno de los vehículos de expresión artística-cultural urbana que garantiza el ejercicio de las libertades culturales, exhorta a las expresiones juveniles del Distrito y restituye el tejido social de la Ciudad”, “pero la Administración emprendió un programa de borrado de estas expresiones culturales”.

La advertencia fue hecha por Sanguino, toda vez que la Administración adelanta un programa denominado “enlucimiento de las fachadas”, que empezó por el Barrio La Candelaria y según el Distrito se trata de restaurar y recuperar estos inmuebles, tal como lo informó el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC), que habla de restaurar alrededor de 4000 inmuebles de La Candelaria.

El Acuerdo 291 de 2015 busca reconocer el día del Arte Urbano con el propósito de visibilizar, reivindicar y reconocer el trabajo que vienen realizando los artistas de este género en el Distrito Capital y, que alienta e impulsa las iniciativas subjetivas y estéticas de las diferentes personas que habitan en la Ciudad Capital.

Sanguino, señaló que la iniciativa establece, que las manifestaciones y expresiones del Arte Urbano, que se realicen en el espacio público de la Ciudad, deberán integrarse al “Paisaje Cultural”, este apartado está en cuestión por muchas organizaciones de grafiteros y artistas, debido a la ausencia de parámetros artísticos que la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte tiene en cuenta a la hora de borrar o conservar grafitis artísticos o no artísticos en la Ciudad.

“Otro aspecto de la discusión, es la libertad de expresión, que implica el grafiti en sí, la Administración Distrital ha querido tachar de vandalismo o generar una idea que el grafiti crea un ambiente propicio para la criminalidad. Pero lo cierto, es que a nivel mundial para muchos expertos el grafiti está dentro de las expresiones de arte urbano”, añadió Sanguino.

Además, para las organizaciones de grafiteros lo que está en peligro es la vida de los jóvenes en los barrios populares que se atreven a “grafitiar”, debido a que la fuerza policial sobrepasa sus competencias, al incautar los aerosoles, o como se dice en lenguaje urbano: “les desocupan el aerosol a los jóvenes” al pintarles el cuerpo y la ropa, como forma de intimidar y estigmatizar a los muchachos violándoles los derechos fundamentales, denunció Sanguino.

Por último, Sanguino, fue claro en señalar que, “en memoria de Diego Felipe Becerra “la estética y limpieza de los muros de la Ciudad”, no debe servir de justificación para anular la libertad de expresión y que la fuerza pública cometa excesos que pueda poner en peligro los derechos y la vida de los jóvenes de la Ciudad”.

 Oficina de Comunicaciones 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *